jueves, 18 de octubre de 2018

112.- LA VUELTA AL JAMÓN
























Ya le di la vuelta al jamón. Atrás quedó el deshacerme de las primeras cortezas hasta encontrar la veta.

Ya le di la vuelta al jamón. Atrás quedaron las mejores lonchas cortadas y servidas con mano diestra.

Ya le di la vuelta al jamón y solo queda la parte dura y seca.

Ya le di la vuelta al jamón y ahora solo puedo dejarme  llevar por el tiempo, hasta que llegue
al hueso.

1 comentario:

El Estirao dijo...

Ya sé que no sirve de consuelo, Rutero, pero por si acaso te diré que somos muchos los que le hemos dado la vuelta al jamón, pero te aseguro que hasta el hueso vale la pena. Recuerdo que en mi vida de estudiante me hacía unos caldos de hueso de jamón que, con un puñado de arroz o pasta, me alimentaban y reconfortaban; y después lo envolvía en aluminio, a la nevera, y... ¡hasta la próxima sopa! (era muy, pero muy aprovechable)