sábado, 1 de noviembre de 2008

34.- EL TREBOL DE CUATRO HOJAS


EL TREBOL DE CUATRO HOJAS.


Nunca encontré un trébol de cuatro hojas, nunca tuve poker de ases, ni escalera de color, y la bola negra siempre la tuve en contra.

Pero en más de una ocasión he pasado por debajo de una escalera., me he cruzado con un gato negro y a pesar de tener un padrino jorobado, nunca le toqué la chepa.

Nunca tuve una herradura detrás de mi puerta. Pero he roto un millón de espejos, he derramado la sal, y siempre me dejé las tijeras abiertas.


Nunca tuve una pata de conejo, ni cruce los dedos. Nunca encontré una moneda Y en vez de madera siempre toco hierro.

Nunca me bañé en la mar la noche de San Juan y un martes trece sin a penas trabajo, de una patada en los cojones puse a mi santo bocabajo

En más de una ocasión me dejé mirar por un tuerto, y en mi moto llevo siempre piezas de un motorista muerto.

Y sigo aquí, agarrándome a la vida mientras espero la muerte. Y sigo aquí, desafiando a esa puta vestida de negro que todos llaman suerte.

Pero…. aunque todo sea verdad…o todo sea mentira, como casi todas estas cosas, no estaría de más que un mal día encontrase un trébol de cuatro hojas….

1 comentario:

Capitain Poon dijo...

Ojala lo encuentres amigo, de echo se que existen, aunque son dificiles de encontrar. Un abrazo